Correr con bajas temperaturas

Consejos para evitar los excesos navideños
4 enero, 2017
Crónica del Curso Integrative Knee – Abordaje integral de la rodilla en patología deportiva.
23 enero, 2017

Aunque el invierno es una época para realizar un entrenamiento base suave, algunos entrenadores defienden que es posible realizar un trabajo intenso en condiciones extremas, de hecho, hacerlo así puede dar un punto más en tu estado de forma cuando llegue la primavera. Pero no debes repetir los entrenamientos de la época de calor. Realiza los siguientes para que puedas sacar el máximo partido de los esfuerzos de invierno.

AUMENTA EL CALENTAMIENTO

Mantente en constante movimiento, estirar sin prisa y caminar entre ejercicios está muy bien en julio, pero no en febrero. Empieza con un trote suave y ve acelerando hasta un ritmo intenso en los últimos dos minutos; continúa con estiramientos dinámicos y ejercicios como subir rodillas, patadas al glúteo y skipping. Concluye con cuatro o seis aceleraciones y trota entre cada ellas.

VELOCIDAD SIN FORZAR

Incluso después de un buen calentamiento, tus músculos estarán más fríos que de costumbre, lo que incrementa el riesgo de lesión. Comienza con ritmos intensos de 10 a 20 minutos o varios intervalos largos de al menos 5 minutos; redúcelos de manera progresiva y corre más rápido en cada repetición. Reserva todo tu esfuerzo para el final, cuando tu cuerpo tiene la temperatura más alta.

PIENSA EN ESFUERZO, NO EN RITMO

Cuando las condiciones te fuerzan a correr por caminos diferentes a la pista de atletismo, olvídate del reloj. Saber tu ritmo te puede desmoralizar, gracias a los suelos resbaladizos o tus siete capas de ropa. Si quieres hacer intervalos de 800m a ritmo de competición de 5km, sustituye este objetivo por otro: un esfuerzo de 5km. Y no te preocupes sobre la distancia exacta.

RECUPERA ACTIVAMENTE

Alternar correr con recuperaciones completamente parado provoca cambios importantes en la producción de calor. Mantén el efecto de calor/frío al mínimo con actividad gradual entre el trote, correr normal y correr fuerte.

HACIA ARRIBA

El entrenamiento en invierno demanda flexibilidad. Pospón o cambia los entrenamientos según mande la madre naturaleza. Si una buena capa de nieve te impide hacer sesiones como intervalos largos, haz cuestas para simular la intensidad. Sube rápido, baja despacio y repite. Céntrate en correr con buena técnica.

Mantente en Movimiento

Entrena la velocidad en camino o carretera una vez a la semana.

ACELERADOR

Corre 5:00, 4:00, 3:00, 2:00, 1:00, con 1:00 al trote. Comienza a ritmo de media maratón; sube progresivamente la velocidad hasta un ritmo de 5km. Trota 2:00. Corre 6×30 segundos muy rápidos con 1’ de trote entre ellos.

30-20-10

Trota durante 30 segundos, corre sostenidamente durante 20 segundos y esprinta durante otros 10 segundos. Repite esta secuencia de 60 segundos cinco veces, después recupera 2:00 al trote. Realiza esta serie tres veces.

CUESTAS NEVADAS

Busca una cuesta de unos 30 segundos de subida. Esprinta en ella cinco veces, procurando dar zancadas con fuerza y buena técnica. Baja corriendo suave. Para no desmotivarte, empieza con un grupo y obtendrás mejores resultados.

Fuente: Runner`s World.

A lo largo de este mes tendremos novedades, estad atentos a #SPZOline o contacta con nosotros. 😉

Comments are closed.