Hábitos sin esfuerzo, el progreso de la fuerza de voluntad

Wallpaper Febrero 2017. SPZTraining en tu escritorio.
6 febrero, 2017
Wallpaper Marzo 2017. SPZTraining en tu escritorio.
1 marzo, 2017
Si te gusta hacer deporte o también cuidas tu alimentación, seguramente te habrán dicho en algún momento que tienes “fuerza de voluntad”. Algo de lo que aquellos que te lo dicen piensan que carecen de ello. Pero lo que no comprenden es que tu tampoco la tienes; se convierten en hábitos sin esfuerzo.

Aquellas personas sedentarias o que mantienen hábitos poco saludables ven como un sacrificio el esfuerzo que tienen que hacer para cambiar su vida en este aspecto, a la mayoría le gustaría tener esa fuerza de voluntad y la disciplina para conseguirlo. Y tener esa visión es la principal causa de no conseguirlo.

El que pensemos que realizar deporte soportando la fatiga, llevar una alimentación sana y evitar comer alimentos grasos es un sacrificio, es un error Esto es sólo una visión a corto plazo y además limitada. Cuando acostumbramos nuestro cuerpo y nuestra vida a algún cambio, estas acciones se convierten en hábitos y, seguidamente, en hábitos sin esfuerzo.

Si cualquier indígena que viva en la Amazonia observase nuestra sociedad, pensaría que no tendría la fuerza de voluntad que nosotros tenemos para aguantar los atascos en el coche, llevar zapatos con tacones o peinarnos todos los días. Pero sin embargo a nosotros no nos cuesta trabajo, ¿por qué? Pues porque es un hábito que tenemos inculcado y a lo que estamos acostumbrados, lo cual se ha convertido en algo cotidiano.

Inculcamos hábitos en nuestra vida cotidiana que no nos suponen fuerza de voluntad como ducharnos o cepillarnos los dientes. Lo tenemos ya automatizado y no podría pasar un día sin llevarlo a cabo. Algo parecido es lo que pasa con el deporte.

La mayoría de las personas que hacen ejercicio, no les supone fuerza de voluntad si no todo lo contrario. Es una actividad con la que al final no puedes pasar varios días sin llevarlo a cabo. Muchas de las personas que empiezan un programa de entrenamiento o una alimentación saludable, acceden con la idea de iniciar un verdadero estado de fuerza de voluntad y de lucha con ellos mismos.

Entonces se debería observar al resto de personas que ya tienen este hábito y verán cómo ellos no les supone un esfuerzo, si no al contrario. Por ejemplo están deseando que llegue el momento de ir a correr, meterse en la clase de tonificación o cocinar comida saludable.

Para las personas que ya hacen ejercicio, cuida su alimentación e incluso no bebe alcohol, están en un estado dirigido por el hábito y se ve desde el sentido inverso, es decir, costaría mucha fuerza de voluntad no hacerlo.

Si por el contrario no haces ejercicio, ni te cuidas y piensas que no tendrás fuerza de voluntad para no hacerlo y no haces el sacrificio para cambiar esto, será así porque la realidad es que no lo necesitarás. Simplemente esperarás a que se convierta en tu hábito.

A sí que, ¡A ponernos en marcha! Vamos a convertir el deporte y la vida saludable en hábitos sin esfuerzo. 😉

Estad atentos a nuestras redes, como siempre tendremos novedades dentro de muy poco… O también puedes contactar con nosotros. 😃

Comments are closed.